libros estancados, libros que fluyen

Hace unos días decidí vender algunos libros. Los publiqué en facebook. Suscité reacciones esperables. Pero la cantidad y calidad de estas comenzaron a motivar este post, que entiendo que debería empezar con algunas aclaraciones:
– amo los libros. Los nuevos me gustan por una razón, los usados por otras, los amo a todos.
– fui (desde chica), soy y seré muy feliz leyendo, en especial ficción, sobre todo novelas.
– me gustan más los libros en papel que digitales.
– quiero inculcar el hábito de la lectura en mi hijo, me gustaría que consuma poca tele y hace tiempo que todas las noches leemos cuentos y amamos ese momento de lectura compartida.
– considero de las peores atrocidades de la historia la quema de libros que hicieron ciertos grupos en el poder.
Aclarado todo esto, les cuento que he decidido vender algunos libros porque me mudo a un lugar más chico y no voy a tener lugar donde ponerlos. Y porque revisando mi biblioteca me di cuenta de que a algunos no los voy a volver a leer o no los voy a leer nunca. Y en un momento apretado económicamente incluso unos pesitos extra no me vienen mal.
No puse a la venta toda mi biblioteca. Algunos, los que tienen un valor afectivo por razón equis (dedicados, por ejemplo, o con los que fui muy feliz y me gustaría compartir con mi hijo cuando sea mayor), los que uso o podría llegar a usar pronto para trabajar, los que son muy difíciles de volver a conseguir si los volviera a necesitar/querer, decidí quedármelos. Otros, que ni muy muy ni tan tan, van a parar a lo de una genialísima amiga que se ofreció a cuidármelos a cambio de leerlos -soltera, sin hijos, con depto. grande, intelectual en el sentido de que trabaja de leer y escribir y de que ama los libros-. Un tercer grupo decidí donarlos a una biblioteca infantil que adoro y con la que amo colaborar, porque creo que son para adolescentes y están abriendo una sección de adultos. Y el cuarto grupo es el que Uds. conocen a través de mis ofertas vía fb.
Algunas de las reacciones suscitadas han sido las siguientes:
– ¿¡Estás rematando toda tu biblioteca!?
– ¿¡Pasa algo que vendés todos tus libros!?
– Me da pena que te desprendas de tantos libros.
– Lamento ser beneficiario de tu nueva concepción pragmática de la vida (luego de una explicación de las razones y modalidades del desprendimiento parcial, luego de encargarme varios libros a la venta)
– No puedo creer que te deshagas de los libros que trajiste de viajes
– Entiendo que los niños ocupan lugar pero yo prefiero vivir apretaditos
Y siguen las firmas…
Amo los libros pero cada día me genera más repulsión la pose intelectualoide que alardea del tamaño de su biblioteca. Al parecer, “dime cuántos libros tiene tu biblioteca y te diré quién eres”… Mi tía, que era profesora de letras, me dijo una vez, en mi adolescencia, cuando me sorprendí de que no había leído uno de los libros de su biblioteca: “todo profesor de letras tiene muchos más libros de los que ha leído”.
No puedo dejar este post sin contarles una anécdota de un amigo muy intelectual que siempre tuvo tremenda biblioteca (si lo conocieran sería mucho más rica la experiencia) que un día me lo encontré en la plaza, cuando se estaba por separar, y me dijo “estoy leyendo un libro que la historia de un tipo que se le cayó la biblioteca encima ¡Soy yo!”.
Amo los libros pero por sobre todas las cosas amo la gente que lee. Me parece que la vida es más maravillosa, rica e interesante leyendo. Por eso me gusta que los libros circulen. Que no se queden durmiendo en una biblioteca. Que los tenga el que tenga tiempo y ganas de leerlos -no sé si conocen el Movimiento Libro Libre pero trata más o menos de eso-.
Debo rescatar la autocrítica de uno de mis interlocutores preocupados vía chat de fb: “está bien… hay un fetiche con los libros… venderlos es desenmascararlo…je”.
En mi adolescencia tenía en mi pieza una biblioteca de caña en la cual copié una frase con fibra amarilla: “Un libro abierto es un cerebro que piensa; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que sufre”. Creo que mi próxima biblioteca volverá a tener la frase…

 

Anuncios